domingo, 29 de julio de 2007

La Orden del día


Era una hoja tamaño cuartilla impresa por ambas caras que se editaba todos los días en las unidades militares. El texto de esta Orden se leía en voz alta por el sargento o cabo 1º de semana después de pasar la lista de retreta. En el Regimiento de Transmisiones el escenario era el siguiente: la tropa estaba formada de a tres en el pasillo que separaba las filas de literas en el dormitorio de la compañía. El sargento o cabo 1º solía subirse en lo alto de una de las literas. Después de mandar “firmes” y dar la voz de : ¡Descubrirse a la Orden! comenzaba la lectura de la misma. El texto se iniciaba con la noticía de quién iba a ser el Jefe de Día de la guarnición. Después la relación de nombres de los distintos servicios para oficiales, suboficiales y tropa. A continuación los eventos a realizar al día siguiente: tales como formaciones para Misa, instrucción en orden cerrado o cualquier otra actividad que correspondiera y la relación de servicios de las distintas compañías, que en los años 60 eran las siguientes:


--Compañía Mixta
--Compañía de Destinos
--Compañía de Construcción
--Plana Mayor y Batallón de Operaciones
--Compañía de Apoyo (Radio)
--Compañía de Guerra Electrónica.


La orden finalizaba con la Minuta dividida en tres partes: Desayuno / Primera Comida / Segunda Comida (cena).


La orden se preparaba por las mañanas recopilando en las distintas oficinas todos los datos que se necesitaran pasándose a máquina de escribir la totalidad de sus contenidos y a las 12,30 del mediodía la firmaba el Teniente Ayudante del Coronel. Después la revisaba el Oficial de Guardia. Una vez cumplidos todos estos trámites pasaba a la imprenta que se encontraba en los bajos del edificio nº 5, al lado de la armería y del almacén de vestuario y furrielería general.


Habría que citar aquí a los compañeros de artes gráficas, unos auténticos héroes de la imprenta, que con unos medios totalmente precarios: cajas de composición tipográfica manual y una máquina Minerva de manivela conseguían imprimir la Orden que estaba lista a las siete de la tarde que es cuando comenzaba la distribución de sus ejemplares por las distintas dependencias del cuartel. Estas órdenes impresas eran una auténtica historia del día a día de nuestro Regimiento. Suerte que hemos podido conservar algunas de ellas que se muestran en las imágenes. Pinchando en las mismas se pueden leer en su totalidad.

De las “Memorias de un ex-cabo 1º de Transmisiones”.

1 comentarios so far

me gustaria contactar con algun compañero del 4-92 de la compañia guerra mi correo es alexsanse@hotmail.com

Gracias por participar.
EmoticonEmoticon