jueves, 30 de octubre de 2008

UN POCO DE HISTORIA

La Compañía expedicionaria que se desplazó al Sahara para reforzar el Batallón de Transmisiones de Guarnición allí, lo hicimos sobre primeros de abril de 1961, la causa fue que, al parecer, las prospecciones de fosfatos que llevaban a cabo en el desierto los técnicos norteamericanos habían sufrido algunas escaramuzas por parte de los marroquíes; con el fin de dar cobertura y apoyo a las unidades de la Legión y Policía Nómada y Territorial, desplazaron a la mencionada Compañía de radiotelegrafistas y desde que llegamos fuimos patrullando el desierto con las distintas Unidades para establecer las comunicaciones entre las patrullas y el puesto de mando en El Aaiún.
A los tres meses de estar trabajando en este sentido, nos vino el relevo. Yo me encontraba entonces con una patrulla en Tisbora y me vino a relevar un cabo. La orden que traía era hacerse cargo de todo el material del que yo era responsable; como me pareció que dejar todo aquello sin llevarme algo a cambio era un poco raro, tuve la idea de escribir, en el único papel que tenía en blanco-el impreso de un radiograma-, un burdo recibo que, si bien no hubiese tenido validez legal alguna, a pesar de ello me hizo marcharme de aquel lugar un poco más tranquilo.
Os remito el desastroso recibo que tuve que escribir encima del capó del Land-Rover a 55º a la sombra.
Un saludo a todos
Antonio (Alicante)

1 comentarios so far

Este tipo de papeles me encantan. Este parece conservar todavía el calor del desierto y la arena pegada. Un viejo impreso, que parece no servir de nada, pero que dice mucho y transmite mas.
Gracias por traerlo. Me asombra que lo conserves.
Saludos cordiales, A. Marrero

Gracias por participar.
EmoticonEmoticon