sábado, 22 de abril de 2017

SEMANA SANTA EN EL PARDO 2017

Banda de guerra de la USAC Zarco del  Valle

(Foto: elpardo.net)
Älbum fotográfico aquí:

sábado, 8 de abril de 2017

Militares por un día

Foto: El Pardo.net
Más información aquí:

lunes, 3 de abril de 2017

Hoy,día 4 de abril, jornada de puertas abiertas

Más información. aquí:

miércoles, 22 de marzo de 2017

Hoja de servicios del general Zarco del Valle

Documento extraído de la web Patrimonio Cultural de Defensa y facilitado por el compañero Javier Rodríguez Ferreira (1er  reemplazo del año 1976).

martes, 21 de febrero de 2017

JOSEP RIATÓS CASAJUANA “IN MEMORIAM”


JOSEP RIATÓS CASAJUANA              “IN MEMORIAM”

Sinceramente, me tiembla  el corazón, y no lo quisiera en estos momentos cuyo latido yo desearía fuera generoso con el gran amigo y compañero Josep (e.p.d.) que falleció el pasado día 15 de Octubre, tras una larga enfermedad.

José,  cumpliendo con el Servicio Militar, y ocasionalente como otros miles de jóvenes  tuvo que formar parte como expedicionario al A.O.E. –Campaña Ifni-Sahara, en junio del año 1958    integrante como radiotelegrafista, en la Cia.de Transmisiones-IV (Cuartel de Lepanto, Barcelona), cuyo contingente permaneció allí durante un año. Cosas del destino, su unidad fue la que propició el relevo a la Cia.Expedicionaria de Radio del Rgto. Transmisiones de El Pardo, conicidiendo su desembarco en la playa de El Aaiun, con nuestro embarque de forma simultánea,  con destino a la Península.

¡Quién iba a decir que muchos años más tarde él y yo nos abrazaríamos! Y fue también la casualidad, a raíz de unos artículos de prensa castrense dedicada a comentarios reivindicativos a  favor de todos los excombatientes de “aquella guerra olvidada”.  Nuestros primeros contactos,  y sucesivos, lo fueron en el “Cuartel del Bruc”, Barcelona, donde con frecuencia desde hace años se celebran emotivos actos y encuentros de asociaciones de soldados veteranos de todas Armas y Cuerpos. Ocasiones que brindaron la oportunidad mútua de conocer y tratar a ilusionados adultos al amparo del recuerdo y la camaradería de aquellos años mozos pese a las circunstancias adversas.  José, era el alma  –y lo fue hasta que nos dejó-, reuniendo a su alrededor una masa de gente de bien, compañeros como hermanos, a quienes inculcó los deseos reivindicativos, que, con el paso de los años la política española ha logrado “desmantelar”, convirtiendo los honores en olvido impune.

En el transcurso de tantos años, ACET-4(fundada el 25.4.1998) con Josep al frente, -alternando presidencia y secretaría-,   confraternizó con muchas Asociaciones de España, compartiendo gestiones, entrevistas, manifestaciones pacificas, (recordamos la de Madrid ante el Congreso de Diputados de fecha 16 diciembre del año2009) y, sobre todo la ingente documentación reivindicativa  al amparo de la Ley 39/2007 de 19 de noviembre, de la carrera militar , dirigida a muchos estamentos oficiales tanto de España como de la Comunidad Europea; mucha correspondencia, desde luego no precisamente a los “ Magos” pero sí a personajes tanto gobernantes como políticos con nombres y apellidos encumbrados, que además de no dar ningún tipo de respuesta abogaron por “la canción del olvido”…Esta es la realidad.

Pero la vida ha seguido su curso, y ya han sido también muchos de aquellos “muchachos” que nos han dejado; todos, unos y otros seguirán y seguiremos formando parte de lo que fue una hoja de la Historia de España,-una africana más-  una extensa descripción plasmada entre heroismo, sangre y sudores. ¿Dónde ha ido a parar tal legado?  ¿De qué tipo de fuentes se han documentado la mayoría de historiadores?  ¿Es que existen historiadores fieles a la investigación? ¿Cómo han surgido tantos silencios de la vergüenza, habiendo tantos actores para un “solo acto”?. Y es que, ni tan solo han logrado ni conseguido ser guionistas…

No he querido aprovechar estas lineas luctuosas, como nuevo acto reinvindicativo, “ante no sé quién…” Ni  lo quiero –ni  Josep tampoco lo querria- porque no se trata de que nos manifiesten un “vacío” perdón. Tampoco quiero –queremos- nada material de una “Ley que lo fue de “cuento”. Queremos, en suma, que con buen sentido común nos den a todos las gracias. Sería además un bello acto de restitución de brillantes hojas, que seguro permanecen ocultas en las dependencias del Archivo Histórico Nacional y el Archivo Histórico Militar de España.

Josep, gracias por todo, somos muchos los que te recordamos. Descansa en paz.


José R.Manuel Sabaté
Manresa



Josep Riatós acompañado de Felip Mateo y M.Sabaté, en un acto oficial celebrado en el Cuartel del Bruc, Barcelona ( 6.9.2012)

lunes, 20 de febrero de 2017

Pinturas que son historia


Pinturas que son historia
Parece evidente, “una imagen vale más que mil palabras”, pero claro, no hay que fiarlo todo a una recreación pictórica, desde luego,  pero visto como se está tratando a la memoria histórica de España  a través de lo escrito y a  la ocultación, da que pensar.  Ante todo, siento mi admiración hacia el artista Augusto Ferrer-Dalmau y también al académico Arturo Pérez-Reverte, una conjunción afortunada que da lugar a diversos pasajes de  nuestra Historia a través precisamente de escenas de guerra y letras. Me creo que en  cada obra más de una pincelada a dúo habrá.
He seguido con interés muy particularmente la labor de Ferrer-Dalmau y me siento satisfecho de guardar en mi ordenador-archivo, una completa selección presentada hasta ahora. Y también me ha  satisfecho la conversación entre dos narradores que tuvo lugar el pasado día 2 en el Auditorio 400  del Museo Reina Sofía, promovida por este periódico.  Según Ferrer-Dalmau falta mucho para pintar nuestra historia, reconociendo que la gente quiere tener una ventana lo más amplia posible con instantáneas puntuales y descriptivas. Ello igualmente me ofrece la esperanza de poder llegar a admirar en sus lienzos, muchos otros episodios castrenses sin palabras, dedicados a los voluntarios catalanes en las campañas habidas de África. Y mi ruego, con todo el respeto que merece, sería el poder añadir  alguna selección de la Campaña “Ifni-Sahara 1957-58”; - està más cerca que la del 98-, y no le será difícil recurrir a apuntes importantes localizados a través de Asociaciones de Veteranos expedicionarios que los hubo de toda España y que participamos en aquella contienda. Desde luego, un trámite mucho más fácil que de lo más ocultado y olvidado en archivos oficiales.
¿Estaremos a tiempo de admirarlo los expedicionarios ya octogenarios españoles de todas las regiones, que disfrutamos todavía con vida?  Muchas gracias en nombre de todos.
                                                                         ========
 José Rafael Manuel Sabaté


MANRESA (Barcelona)

lunes, 13 de febrero de 2017

Banda de la Guardia Real haciendo patria en Moscú

La Unidad de Música de la Guardia Real actuando en la mismísima Plaza Roja de Moscú, durante el Festival Moscow Military Tattoo ("Spasskaya Tower") 2011, bajo la dirección del coronel músico D. Enrique Blasco Cebolla. Autor del vídeo: PetrovFed

domingo, 8 de enero de 2017

Historia de los Ingenieros Militares

jueves, 15 de diciembre de 2016

Feliz Navidad a todos los compañeros


viernes, 4 de noviembre de 2016

COMO LA VIDA MISMA


Me he comprado un nuevo ordenador.  Es chino-americano.  El señor Ibeeme, de Nueva York, se lo vendió a papá Lenovo, que comenzó con un bazar en el pueblo de Tó-Acien del norte de China pero que se mudó a Pekín, puso una inmobiliaria y se forró. 
Mi nuevo ordenador es un Lenovo G50-30, tiene RAM 8G (que debe ser algo importante), HDD 500 (más importante todavía) y CPU Intel Celeron N2840 2.18G (probablemente la repera).  Viene con Windows 8.1, además de Microsoft Office 2013, webcam, micrófono y altavoces incorporados.
En cuanto llegué a casa con él, abrí la caja y fui raudo a instalarlo.  Pensé que me encontraría un tocho de 200 páginas de lectura pero sólo consistía en un desplegable de instrucciones (eso pensaba yo) y decía:

SEGURIDAD, GARANTÍA Y GUÍA DE CONFIGURACIÓN.
Instrucciones de configuración inicial.

Y más abajo cuatro puntos con sus respectivos dibujitos:

1. Instale el paquete de batería. (Fácil, lo saqué del envoltorio y lo coloqué en su sitio). 
2. Conéctelo a una fuente de electricidad. (Más fácil aún.  Desenrollé los cables y lo enchufé como la tostadora cada mañana).
3. Presione el botón de encendido. (Facilísimo, pulsé un interruptor pequeñito y esperé).
Yo estaba tan orgulloso por lo bien que se me iba dando, aunque reconozco que los chinos son parcos en instrucciones
4. Configure el sistema operativo siguiendo las instrucciones que aparecen en pantalla.  
Apareció el icono pequeñito de instrucciones en pantalla, una profusión de colores como la explosión de una nova y multitud de pantallitas con la cantidad de cosas que podía pinchar: La vida en un vistazo, Jugar y explorar, Xbox, Groove Música, Photoshop… Yo buscaba solamente cómo diablos abrirlo, así que ni me atreví a tocar una tecla, apagué y le mandé un correo de SOS a mi yerno que es ingeniero informático entre otras cosas.
                Mi abnegado yerno vino después de su extensa jornada de trabajo -nunca se lo agradeceré lo suficiente-, pasó tres horas configurando aquello y apañando lo que fuera necesario, me mostró cómo funcionaban todos los programas (eso sí, a velocidad de informático, es decir, que parpadeas y te has perdido dos pantallas) y se fue a casa.  Espero que, al menos, no le riñeran por llegar tarde.
Lo peor fue a la mañana siguiente.  Encendí el trasto y me llevé un susto, pues se me apareció un venerable  anciano, calvo, poco agraciado, algo bobalicón, con cara de ultratumba como las fotos del DNI, quien, según mi mujer me dijo después, repetía mi nombre y apellidos, aunque yo, con mi sordera y sin audífonos, no me había enterado.  El anciano ponía cara de sorpresa y se movía inquieto, yo también estaba sorprendido y me movía nervioso ante su repentina aparición hasta que, ya harto, le hice un gesto airado con la mano.  Él me hizo el mismo gesto.  Eso sí que no me lo esperaba; en primer lugar, el cliente siempre tiene razón; además, los chinos tienen reputación de ser muy corteses (también la tienen de no pagar impuestos, pero ese es un tema que corresponde a Montoro) y, por último, yo me había gastado 380 euros -y eso aprovechando el descuento del Black Friday- en aquello y me debía un respeto. De repente, apareció una mujer detrás del anciano y pensé que el cobarde había ido a pedir refuerzos.  La recién llegada, aunque con la misma imagen fantasmal de DNI, tenía un aire familiar.  Miré con detenimiento y ¡oh, sorpresa! la recién llegada era mi mujer, por lo que deduje que ¡horror! el venerable anciano era yo. Claro, por eso la webcam estaba encendida. Como no era cosa de disculparme a mí mismo, apagué el ordenador, me tomé un vaso de agua para reponerme y me hice el desayuno.  
Con las fuerzas y el ánimo recuperados por el desayuno (tostada con aceite de oliva virgen extra Arbequina y ajo más una pizca de pimentón dulce de la Vera), me armé de valor y me enfrenté al monstruo.  Otra vez el venerable anciano, esta vez con cara preocupada, pero pronto descubrí que la pantalla tenía una cruz en una esquina, pinché y apareció un mensaje que decía “VeriFace deshabilitado”. O sea que mi sosias se llamaba VeriFace y ni siquiera se había presentado.  
Luego salió una pantalla que me pidió la contraseña de mi cuenta y eso lo hice bastante bien. Esa pantalla tenía además un busto blanco de esos que aparecen en las redes sociales para poner tu foto. Como tampoco era cosa de flagelarme, puse la foto de mi nieto José Francisco, un mocetón de 22 años y 1,84 m que creo que se parece algo a mí cuando era joven, aunque no se lo pienso decir para que no se disguste la criatura.  Yo no necesito verme en el ordenador cada mañana pues ya me miro al espejo, que tiene más píxeles (¿qué querrá decir la palabreja?), cuando me afeito.
Después me dediqué a buscar cosas, me salieron los cotilleos de Microsoft, el tiempo, juegos varios y un montón de cosas más, pero no encontraba ni documentos ni cómo meterme en Internet. Ahora que lo he logrado, lo cuento para compartir mi éxito, aunque sólo será total cuando encuentre cómo manejarme con Internet, Word o Excel.  Os mantendré informados.
Días más tarde me entero de que me ofrecen la última versión de la casa que es más completa… y gratuita.  Difícil resistirse, así que decido descargarme Windows 10. Pincho “Actualizar ahora” pero no pasa nada.  Finalmente descubro un rectángulo minúsculo en la esquina derecha de la pantalla que dice “Get Windows 10”.  Pincho y comienza el proceso de actualización.  Eso me ratifica en la idea de que la informática no es tan difícil sino que la hacen difícil adrede.  Y si no, ¿a qué viene esconder las instrucciones como si jugarán al orí y ponerlas en inglés?
La actualización dura 2:45 horas, con pausas cada diez minutos en que la pantalla se queda negra unos segundos y yo me quedo blanco temiendo que no arranque de nuevo.  Para terminar, me pide “configurar”, “actualizar” y “reconfigurar”.  Lo hago… y otro susto.  Aparece un círculo blanco rodeado de otro azul tenue (debe ser del Podemos chino) que me dice en español: Hola, soy Cortana, estoy aquí para ayudarte a hacer cosas.  O sea, lo mismo que el Podemos español.  No me fio, me da miedo que me pase como con VeriFace, quien, por cierto, ha desaparecido con Windows 10 junto con la imagen de mi nieto mayor.  Una pena, porque en estos pocos días le había tomado cariño a VeriFace; al nieto se lo tenía ya. 
A continuación me dice que tiene 20 actualizaciones.  Me parece bien, hay que estar al día -ojalá me actualizara a mí también-, pero me cuesta otros 75 minutos de angustia. Cuando termina de reactualizarse, toma el relevo el filtro MacAfee para hacer un “análisis de vulnerabilidades” y, tras 75 minutos de tensión nerviosa, me informa de que ha analizado 378.591 elementos.  Como soy de Ciencias, se me ocurre calcular y me doy cuenta de que ha tardado un promedio de 0,011886 segundos en analizar cada elemento.  Es decir, una centésima de segundo, para los que no sois de Ciencias.  Eso me supera.  Si el ordenador tiene 378.591 elementos ¿cómo no se va a estropear alguno de ellos al día siguiente?  Me voy a dormir preocupado.
Hoy me inquieto porque Intel Celeron va lento y parece haber perdido brillo. Pienso que quizás siente nostalgia, así que he comprado un gato chino amarillo (dizque de la suerte) de esos que mueven el brazo izquierdo sin parar y se lo he colocado al lado como pisapapeles.  Yo entiendo de la nostalgia que se siente cuando se está solo y en tierra extraña.  He visto muchas muñequitas flamencas de trapo, toros y una banderita rojigualda encima de los televisores de muchos expatriados españoles con el fondo de Conchita Piquer cantando “Suspiros de España”. Además, para que se anime, le bautizo Celedonio que es lo más parecido a Celeron que encuentro como nombre.  Espero que así se sienta mejor.
                Voy avanzando a trompicones. 
Unos días después nos toca ejercer de abuelos.  En cuanto llega, mi nieto, Álvaro, de 11 años, se sienta a mi lado y se ofrece a ayudarme.  Pronto me desplaza de la silla y asume el mando. ¡Qué espectáculo! Empiezan a aparecer en pantalla cosas que ni sospechaba que se hubieran inventado.  A Cortana lo conoce mucho, es casi íntimo, dice que resuelve todos los problemas y me anima a probar, pero me niego, no sea que me pase como con VeriFace. De repente dice: Cortana, cuéntame un chiste. Y, ante mi asombro, aparece un chiste blanco en la pantalla.  Luego aparece la tienda de Windows.  Dice: Abuelo, es fantástica, es como un centro comercial.  Me reprimo de contarle que lo más parecido a un centro comercial que yo conocía cuando tenía su edad, que ni siquiera había salido de mi barrio, era la pipera, la señora Perpetua, que se instalaba con su carro en la esquina del paseo de las Delicias y vendía pipas de girasol y de calabaza tostadas y saladas, “torraos”, cacahuetes, algarrobas, avellanas, altramuces, almendras blancas, tostadas y garrapiñadas de Alcalá, regalíz y su raíz el paloduz, cromos, cigarrillos sueltos o en cajetillas y agua en botijo por “la voluntad”, entre otras cosas. 
Álvaro adivina que me he puesto triste y se ofrece a buscar mi solitario preferido (Carta blanca o White Card) al que hemos jugado a veces los dos.  Investigadores de la Universidad de Las Vegas opinan que es la mejor prevención contra el Alzheimer. Lo encuentra en un pispás y me explica cómo se descarga, claro que lo hace dos veces todavía más rápido que su padre.
Tras la sesión con Álvaro, asumo a mi pesar que sé muy poco de informática, así que me he comprado una Guía Multimedia: aplicaciones y recursos para todos
Esperaba ponerme al día en breve y dominar a Celedonio, pero pronto constato que entender la guía es todavía más difícil que entender a Celedonio.  A Cortana, ni mirarle.
Han pasado cuatro meses y he recuperado la confianza en la cibernética, pero como creo que no soy el único sufridor informático y pienso que también os ocurrirá a algunos de vosotros, sólo me queda aconsejaros que recurráis a los que saben más:  Álvaro es rápido y económico.

PS. Se vende guía multimedia como nueva.
Francisco Acebes
*  *  *