jueves, 28 de junio de 2007

EL REGIMIENTO DE LA GUARDIA DE S.E. EL JEFE DEL ESTADO

6ª Compañía de Piqueros de la Guardia Interior
Descarga de fusilería (Foto: revista "Blanco y Negro")

--------------------------------

Hoy contaremos brevemente la historia de este Regimiento para conocimiento de las nuevas generaciones o para recuerdo de todos aquellos/as que pasaron alguna vez por El Pardo durante la época franquista. Esta Unidad, denominada popularmente Guardia de Franco o Escolta de Franco, estuvo acuartelada en El Pardo durante 35 años. Desde 1.940 hasta 1.975. Su nombre oficial era: Regimiento de la Guardia de S.E. el Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos.
Se componía de dos Batallones: Guardia Exterior y Guardia Interior. La primera estaba organizada como sigue:

Guardia Exterior: -1ª Compañia de Fusileros -2ª Compañía de Fusileros -3ª Compañia de Fusileros.(Guardia Mora) -4ª Compañia de Destinos -5ª Escuadrón de Caballería. (Guardia Mora)
Guardia Interior: -6ª Compañia de Piqueros -7ª Compañia de la Guardia Civil: -Sección escolta personal e información.
Compañía Mixta:-8ªUnidad Motorizada (Sección de Motos y Sección de Coches)-9ªUnidad Ingenieros Transmisiones -Sección Destinos.
-Banda y Música

Los requisitos de ingreso eran: Tener 19 años cumplidos y no exceder de 30. Poseer estatura no inferior a 1,70. No tener defecto físico visible. Haber cumplido el servicio militar obligatorio. Ser de antecedentes favorables al Movimiento Nacional y de buena conducta, justificados con los certificados correspondientes.
Eran circunstancias recomendables entre otras: -Hallarse en posesión de la Cruz Laureada de San Fernando, personal. -Hallarse en posesión de la Medalla Militar Individual. -Haber combatido el mayor tiempo posible en primera linea. -Ser soltero o viudo sin hijos.

Nota: La compañía y escuadrón de la Guardia Mora fueron disueltos en 1.958

A continuación se muestran varias imágenes que dan una idea de cuál fue su uniformidad.



Escudo de la Casa Militar de S.E.
Guión de la Casa Militar de S.E.

Soldado de 1ª de la Compañía de fusileros con uniforme de gala


6ª Compañía de Piqueros
7ª Compañía Guardia Civil, con tricornio pero en uniforme caqui como el resto de la Escolta

Oficial de la Guardia Mora


Fusilero de la Guardia Mora

-------------------
Fuentes: http://enciclopedia.elgrancapitan.org/index.php/Guardia_Mora

Dibujos: Salas

Fotos: Museo de la Guardia Real
---------------
Aquí se puede escuchar el Himno Nacional de España, interpretado por la Banda y Música del Regimiento de la Guardia:

lunes, 25 de junio de 2007

Primeras bajas en el Líbano


Mañana, 26 de junio de 2007, el Gobierno ha decretado día de luto por la pérdida de 6 miembros de las Fuerzas Armadas Españolas en el Líbano, en el cumplimiento de sus labores de interposición.


Desde "historias de El Pardo", queremos unirnos en el dolor y la consternación a los familiares, compañeros y amigos de los desaparecidos, expresando nuestro más sincero testimonio de repulsa por tan bárbara, execrable e incalificable acción sobre quien su único objetivo era contribuir al establecimiento de la paz en territorios en conflicto.


¡¡ HONOR Y GLORIA A LOS QUE DAN SU VIDA EN EL CUMPLIMIENTO DE UN NOBLE OBJETIVO HUMANITARIO !!


viernes, 22 de junio de 2007

Fotos históricas en Zarco del Valle

San Fernando 1.951

De pie, de izquierda a derecha: cabo 1º Gajete, padre del soldado agachado, teniente Iglesias
(Día de San Fernando de 1.957 ante el altar del Santo)


Entrega de diplomas en Zarco del Valle (Día de San Fernando de 1.956)
Puerta de la zapatería: de izquierda a derecha Cabo Ángel Montañés Barranco, cabo 1º Martín Sacó, brigada Iglesias. cabo Ávarez y otros desconocidos.

Jura de Bandera en Noviembre de 1.962 (abanderado teniente Iglesias)
Compañía de Reclutas en 1.964 (arriba en el centro sargento Mayayo)
(Archivo fotográfico del Sr. Arnáiz-El Pardo)

martes, 19 de junio de 2007

Te deseamos lo mejor...

Alejandro Quiroga nos envía este mensaje:

Hola Fernando,por supuesto que colaborare en lo posible ademas me enorgullezco de poder hacer que este blog siga adelante y gane en calidad, en lectores y en información,te comunico tambien que hoy a las seis marcho a Valladolid para incorporarme a la concentración de la operación Libre Hidalgo III (Aalog L/H III) en la que participaré entre los meses de Junio a casi Diciembre encuadrado en la unidad de sanidad (USAN) en el Libano,asi que intentaré leer y colaborar en todo lo posible como siempre, aunque me cueste un poco mas debido a la distancia, tambien os contaré como va por alli y os mandaré alguna fotillo.Un Saludo de vuestro COMPAÑERO!!!!
Desde Zaragoza, desde Tenerife, desde Madrid y desde el resto de los rincones de la península y de las islas, deseamos a todos los componentes de la concentración lo mejor y un regreso con el objetivo cumplido...ESO SÍ...OS QUEREMOS A TODOS DE VUELTA...

Los cuarteles del Retamar y Boyerizas de El Pardo

Esta histórica foto fechada a primeros del siglo XX presenta a un grupo de soldados del Regimiento de Telégrafos en el cuartel de El Retamar que estaba situado entre las calles Nueva, calle de la Princesa y calle de Colmenar, de El Pardo. Se observa que los soldados llevan el famoso gorro redondo denominado “repostero” que era de color azul con una franja roja. Este cuartel data del año 1.853. En principio fue escuela de Tiro. Después alojó al Batallón de Instrucción de Guardias Civiles, más tarde al Regimiento de Cazadores Mª Cristina. Hasta que en 1.912 se acuarteló el Regimiento de Telégrafos.

El cuartel de Boyerizas se encontraba en la calle del Volante. Data de 1.880 en donde estaba acuartelado un regimiento de Artillería Montada. En 1891 se instaló en él un regimiento de Caballería, después la Brigada de Tropas de Sanidad Militar y finalmente también el Regimiento de Telégrafos, quedando esta unidad dividida entre este cuartel y el del Retamar.

Después del incendio ocurrido el 5 de diciembre de 1.913, el Regimiento de Telégrafos se tuvo que trasladar al cuartel de la Montaña de Madrid donde permaneció 4 años. Hasta que una vez construido el cuartel Zarco del Valle, situado en la Avenida del Palacio volvió a formar parte de la guarnición militar de El Pardo.

Fuentes:” Los cuarteles del Retamar, Perreros y Boyerizas..”
Jesús Cantera Montenegro

Archivo General Militar de Segovia, 3ª Sección, 3ª División, Legajos 668 y 669. En este último legajo están los datos de la documentación del nuevo cuartel para el Regimiento de Telégrafos, el que luego se denominó Cuartel Zarco del Valle.

lunes, 18 de junio de 2007

Las guardias en la Puerta de Carros (años 60)

Las guardias en este lugar eran diferentes de las del resto de garitas que había en nuestro Regimiento. Duraban tres horas cada turno, en vez de dos como en las demás. Durante el día se solían hacer sin armas de fuego, sólo con el machete-bayoneta colgado de su tahalí, aunque este detalle dependía siempre del oficial de guardia que entrase. Además de la garita, equipada con teléfono de manivela, había en la Puerta de Carros una barrera metálica horizontal, de tubo, pintada a intervalos de rojo y blanco, que tenía en uno de sus extremos un pesado contrapeso para poder subirla y dejar paso a los vehículos, operación que se realizaba a mano, para lo cual había que ejercer bastante fuerza. En un lateral y sobre un tubo metálico vertical se disponía de una señal de tráfico manual en cuyo disco por una cara era el “stop”de color rojo y por la otra el “pase” de color verde.

El centinela disponía también de una tablilla con un impreso dividido en casillas, en donde había que apuntar la matrícula de cada coche que entraba o salía del acuartelamiento, así como: el nombre del conductor, marca y modelo del vehículo y el servicio que hacía. Los días laborables por las mañanas eran de bastante actividad por lo que el centinela se lo pasaba de lo más “entretenido”. Los primeros vehículos que entraban a primera hora eran el SEAT negro 1.400 del coronel, la furgoneta caqui Wolswagen de los oficiales y un desvencijado autobús de 40 plazas, de la marca Chrysler, también pintado de caqui, que traía a los suboficiales. Y al igual que todos los anteriores, con matrículas ET. Estos vehículos, eran la excepción, es decir, no se les daba el alto, solo se levantaba la barrera y se les saludaba en posición de firmes, procurando, de reojo, memorizar sus respectivas matrículas para anotarlas en la tablilla. Los nombres de los conductores ya nos los sabíamos pues eran conocidos por todos.

Para el resto de los coches se cumplía a rajatabla el protocolo de anotación completa de datos. Solían ser los camiones de la Pepsi-Cola, de las cervezas Mahou, de la pescadería, etc… ocasionalmente, algún coche particular, pero pocos, en aquella época (años 60) eran contados los que disponían de vehículo propio. Todas las madrugadas a eso de las 5 salía el camión GMC que iba a por el pan al paseo de Extremadura en donde estaba el cuartel de Intendencia y regresaba antes del toque de diana. Una cosa complicada, era cuando salía o entraba a cualquier hora del día o de la noche, un convoy de camiones, pues había que darles el alto, uno por uno, anotando los correspondientes datos. Estos datos eran revisados de vez en cuando por el oficial de guardia que siempre nos insistía en no olvidarnos de anotar, no quería que apareciesen en la lista “coches fantasmas”, es decir, vehículos que habían entrado y no constaba su salida o viceversa.

Otra cosa que se cumplía estrictamente era la prohibición del paso a todo aquel que fuera a pie. Ya fuese oficial o soldado. Tenían que entrar y salir obligatoriamente por la puerta principal. La única excepción era Doña Vicenta, nuestra entrañable pipera, que venía con su carrito de mercancías antes de la hora del desayuno.

A la noche, las guardias en esta puerta ya se hacían con fusil. Me acuerdo de una anécdota que me ocurrió una madrugada. Estando paseando de lado a lado de la puerta para pasar el rato, me debieron de ver los centinelas de la Escolta de Franco (a unos 100 metros de distancia) y notar que era “novato” pues uno de ellos gritó desde la entrada del Palacio: ¡¡¡Recluta!!! Me entraron ganas de pegar una voz y contestarle pero preferí callarme. No estaba el horno para bollos en aquellos años.

(de las “Memorias de un ex-cabo 1º de Transmisiones”).

sábado, 16 de junio de 2007

El Banderín de la Compañía Expedicionaria

Este banderín fue editado para homenajear a la Compañía Expedicionaria de Radio, del Regimiento de Transmisiones de El Pardo, la cual fue enviada por el mando a la guerra de Ifni/Sahara (años 57/58). Se encargaron de dar enlace a las Unidades allí existentes. Al frente del Capitán D. Victoriano Sánchez García con 4 Tenientes, 1 Alférez, 15 Suboficiales y 138 Soldados. Incluía la sección que mandaba el suboficial D. José Alonso Pesquero con la misión especial de dar servicio de radio a las Unidades de La Legión. Entre sus miembros, destacaron los cabos 1º D. Francisco Parra Vidal, D. Bautista Vilella y D. Pedro Fernandez-Mayoralas Ruiz, este último desapareció en el combate de Edchera (Sahara) el 13 de enero de 1.958 cuando hacía servicio de operador de radio en el vehículo que mandaba el capitán legionario Jáuregui. Aquel día, un convoy de la XIII Bandera de La Legión en el que viajaban fue sorprendido en una emboscada por numerosos miembros del llamado ejército de Liberación Marroquí. Al día siguiente, se recogieron los cadáveres del combate, entre los que se encontraban el del propio capitán Jáuregui, sin embargo no encontraron al cabo 1º Mayoralas, por lo que se supone que fue hecho prisionero y asesinado más tarde. Tras el combate, apareció el vehículo de mando con las ruedas agujereadas, sin la estación de radio y sin las baterías. En el cuartel Zarco del Valle hubo instalada en su compañía una placa a la memoria del Cabo 1º Mayorala, que no sabemos si se conserva hoy en día.

Cabo 1º D. Pedro Fernández-Mayorala Ruiz




El Banderín conmemorativo se encuentra a la venta en la web : http://www.elcondeingles.com/
La foto del cabo 1º Mayorala apareció publicada en el periódico “EL DÍA” de Tenerife.
Las fuentes de la información:Foro de la Web "La Mili en el Sahara" http://www.sahara-mili.net/
Libro: "Historia Militar de las Transmisiones" (Coronel D. Carlos Laorden Ramos)
Banderín conmemorativo

viernes, 15 de junio de 2007

Lámina del Batallón de Telégrafos


Está lámina representa una serie de dibujos que describen las actividades de la Telegrafía eléctrica en campaña del Batallón de Telégrafos durante el año 1.900 con material hipomóvil.

Imagen extraída de la revista: "La Ilustración Española y Americana" del año 1.900

jueves, 14 de junio de 2007

Las compañías de Transmisiones olvidadas

De entre las casi cien compañías que durante la Guerra Civil (1.936/1.939) llegó a tener el Regimiento de Transmisiones, desperdigadas por los distintos frentes del llamado Ejército Nacional, hubo cuatro de ellas que fueron denominadas “1ª, 2ª, 3ª y 4ª Compañías de Transmisiones del Aire” que daban servicio de enlace a la Aviación Nacional y a las unidades alemanas del Aire pertenecientes a la Legión Cóndor, a pesar de que llevaban uniformidad del Ejército de Tierra.

Constituyeron la red de alerta del incipiente Ejército del Aire de la época. En 1.937 la 1ª y 4ª compañías llegaron a recibir instrucción y uniformes alemanes en la localidad de Cintruénigo (Navarra) con la intención de integrarlas en la Legión Cóndor, pero se revocó la orden inicial y se anuló el proyecto. En el año 1.938, estas compañías del Aire del Regimiento de Transmisiones actuaron en el frente de Aragón para dar enlace a la aviación española asi como a la italiana y la alemana.

Con el nacimiento del Ejército del Aire, en 1.939, surge la Unidad de Transmisiones de Aviación, cuyos mandos procedían inicialmente del Regimiento de Transmisiones del Ejército de Tierra de El Pardo, transformándose a lo largo de los años en lo que hoy es el Centro Logístico de Transmisiones del Aire (CLOTRA) ubicado en Getafe (Madrid).

Fuentes: Web del Ejército del Aire
Imagen: Documento de afiliación del año 1.937 de un soldado perteneciente a la 4ª Compañía del Aire (Regimiento de Transmisiones) que se encuentra a la venta para coleccionistas en la Web: http://www.todocoleccion.net/

miércoles, 13 de junio de 2007

La muerte del sargento Martín Elizo en " El País"

Un sargento del Ejército de Tierra, muerto al intentar evitar un atraco
Detenidos los presuntos asaltantes



Un militar vestido de paisano fue mortalmente herido de un disparo en el pecho por uno de los dos atracadores que asaltaban, a media manana de ayer, la sucursal del Banco del Norte en Leganés. Uno de los delincuentes sufrió heridas de bala cuya consideración se desconoce. El atraco no reportó botín alguno. Los presuntos asaltantes fueron detenidos durante la tarde. Se trata de Antonio Alvarez Gallego y Antonio Retuerto, ambos de veintitrés años, fugados de la cárcel de Alcalá de Henares desde junio del año pasado y con antecedentes penales.

Pasadas Ias once de la mañana, la sucursal del Banco del Norte en la calle del General Muslera, 4, de Leganés, estaba ocupada únicamente por seis personas: un interventor, un cajero, un encargado de cuentas corrientes, un cobrador y dos usuarios de la oficina, que tramitaban el cobro de talones. El interventor ya había remitido al primero de los visitantes a la caja, y hacía las preceptivas comprobaciones deI talón del segundo: se trataba de Manuel Martín Elízo, nacido en Cáceres, casado, sargento del Ejército de Tierra, con destino en el Regimiento de Transmisiones. Había cumplido años una semana antes,Poco después de las 11.15, cuando el interventor se disponía a dar el visto bueno al talón del sargento, entraron violentamente en el patio de operaciones dos muchachos armados con pistola y revólver. Aparentaban «unos diecinueve años » y parecían tener mucha prisa.
«Esto es un atraco; a tierra», dijo uno de ellos. El otro saltó el mostrador, mientras el cajero levantaba las manos y cumplía la exigencia de los atracadores. En ese instante, el sargento de paisano extrajo su pistola reglamentaria y disparó contra los atracadores, cuyo aspecto nadie acierta a definir, salvo en el cálculo de edades, «porque todo ocurrió muy rápidamente; los ocupantes hubieron de echarse al suelo y volver la cara hacia abajo».
Los empleados creyeron oír cuatro detonaciones de parecida intensidad. La rápida acción del sargento hizo variar inmediatamente los planes de los atractodores: el que había saltado el mostrador para recaudar el dinero volvió sobre sus pasos y corrió hacia la puerta. En el último momento replicaron a las descargas; al parecer, uno de ellos había sido alcanzado por algún proyectil. De pronto, el sargento cayó al sitelo con un disparo en el pecho: la bala le había atravesado el corazón.
Los dos atracadores corrieron hacia un automóvil Seat 124 de color blanco, donde serían esperados por una tercera persona.
Unos minutos después, el automóvil de los fugitivos era a bandonado frente al ambulatorio de la Seguridad Social de Zarzaquemada. Inicialmente se pensó que el atracador ileso y su probable acompañante habían tratado de ingresar a su cómplice herido en el centro médico; pero, en sus primeras investigaciones, los policías que se encargaron del caso hubieron de descartar la hipótesis.
HEMEROTECA DE "EL PAIS"

martes, 12 de junio de 2007

LA TELEGRAFÍA ÓPTICA

Inicialmente las noticias que había que transmitir debían de ser escuetas y no muy frecuentes (prevenir ataques, conocer el desarrollo del combate, impartir órdenes, etc…) dada la escasa capacidad de los medios de transmisión antiguos, pero a mayor velocidad de la proporcionada por la mensajería y sin riego para el mensajero.

A principios del siglo XIX, la luz percibida por el ojo humano y con la ayuda de un catalejo, constituye la base de la telegrafía óptica como medio de enlace. Sus elementos esenciales son: una torre de cierta elevación, un aparato mecánico que permita enviar signos, letras, palabras, etc… de acuerdo con un código y un anteojo para divisar las señales de distintos colores. Los medios más comúnmente empleados eran las banderas y las pistolas de señales, los cohetes, los heliógrafos, los aparatos sobre mástil con dos aspas transportados en carruajes de campaña, y el aparato de luces (o linternas) Magín para comunicaciones nocturnas. Innumerables torres de telegrafía óptica se extendieron por la geografía de todos los países formando verdaderas redes de comunicaciones.

La primera aplicación militar conocida de la telegrafía óptica data de 1.805, en las líneas de Cádiz, ideada por el Tte. Col. de Ingenieros D. Francisco Hurtado y, posteriormente, aunque a pequeña escala en la guerra de la Independencia (de 1.808 a 1.814). El telégrafo volante de campaña de 1.829 inventado por el coronel de Ingenieros D. Mateo Hurtado, fue utilizado en la primera Guerra Carlista.

Este sistema de telegrafía óptica duró más de medio siglo, llegando a constituirse redes civiles en España que funcionaron de manera simultánea con la telegrafía eléctrica que, impulsada con la aparición del ferrocarril, alcanzó un rápido desarrollo al proporcionar mayor velocidad de transmisión, en el envío de mensajes, que la telegrafía óptica.
Todavía hoy se conservan en España cientos de torres de telegrafía óptica que formaron parte de la antigua red telegráfica que cruzaba la Península de norte a sur.

Torre de telegrafía óptica en Barcelona

Torre de telegrafía óptica en Moralzarzal (Madrid)
Más información en el Blog: http://blogs.ya.com/moralzarzal/c_27.htm

Banderas de señales (blanco/rojo)

Banderas de señales (blanco/negro)

Pistolas de señales

Persianas de señales

Heliógrafo

Linterna de señales "Biosca"
Imágenes del Catálogo del PCMMT

lunes, 11 de junio de 2007

Un vago recuerdo (II)

Gracias, Juan, por ayudarme a hacer memoria. Al leer el nombre del sargento Martín Elizo, por algún extraño motivo he sentido la sensación de remontarme en el tiempo y vivir aquella noticia como si hubiesen pasado sólo unas horas.
En efecto. El sargento Martín fue desgraciadamente protagonista de aquel lamentable incidente en el que perdió la vida.
He de decir, 27 años después, que su muerte fue muy sentida entre las clases de tropa. Quizá sea una anacronismo rendir homenaje a este suboficial tantos años después. Sin embargo, por otro extraño motivo, siento la necesidad de hacerlo ahora...y así lo expreso en este blog, dedicándole unos minutos de mi recuerdo...
A él y a todos los que han perdido el preciado bien de la vida en el cumplimiento de sus funciones... ¡Dios les tenga en su gloria!
SALUDOS DESDE ZARAGOZA

domingo, 10 de junio de 2007

Un vago recuerdo...

Haciendo memoria para insertar nuevas entradas, uno de los acontecimientos que más me impresionó en aquel momento fue la pérdida de un Sargento en unos hechos acontecidos en Madrid. No recuerdo bien el nombre de este suboficial pero la noticia impactó de lleno en el Regimiento. Al parecer, y según la versión que se propagó por el cuartel, se produjo un atraco en una sucursal de un banco de Madrid en el que este sargento debía encontrarse (de paisano) haciendo alguna gestión. Al parecer, el sargento debió intervenir haciendo uso de su arma reglamentaria y se produjo un tiroteo en el que, desgraciadamente, perdió la vida. Creo recordar que uno de los atracadores también recibió heridas de bala...pero no acabo de recordar bien qué es lo que en esos días se contó por el Regimiento.
Tal vez este sea el recuerdo que tengo de algo que pasó hace 27 años y no fuese así exactamente, pero algo similar debió ocurrir. Lo que sí que tengo muy presente es su coche: un Renault 5 de color negro.
Con todo, fuese como fuese, en esos días sentí profundamente la muerte de un suboficial de mi Regimiento en circunstancias poco aclaradas. Sentía un profundo respeto por mis oficiales y suboficiales.
Quizá el Suboficial Mayor Delgado recuerde mucho mejor que yo aquel desgraciado incidente y pueda relatar con total exactitud, a título meramente informativo, el nombre de este sargento, a quién, como al resto de miembros que ya no están con nosotros, es mi deseo ofrecerles unos minutos de mi recuerdo a modo de homenaje.

jueves, 7 de junio de 2007

Saludos...mi Sargento

He de reconocer que grande ha sido la alegría que me he dado al abrir hoy el correo y comprobar que este blog ha sido visitado por quien, de 1980 a 1982, fue el Sargento Delgado durante mi paso por el Regimiento.
Es menester que desde aquí, y 27 años después, exprese mi más profundo agradecimiento por los comentarios del hoy Suboficial Mayor Juan Delgado Hernández, de quien guardo uno de los más gratos recuerdos, pues por aquellos años de aspiraciones a ingreso en la AGBS, yo tenía en su figura ejemplo a seguir.
===
Estimado Juan: como es natural, será difícil que recuerdes la imagen de todos y cada uno de los que pasamos por allí. No obstante, es mi deseo aportar algún dato por si puedo contribuir en algo: Mi compañía era Plana Mayor, fui Cabo 1º y los oficiales de los que más me acuerdo son los Capitanes Francisco Aymercih Cabrera, Jesús Carrascosa Madariaga, Fernando Tola...El Brigada Cordones, el Teniente Mostacero, el Teniente Manuel Nevado Chavalés...y del Cabo 1º Trigo, que fue el primero de tropa en formar parte de la V.M.
Del Sargento Peralta también son muchos los recuerdos que de él conservo. Lamento profundamente la lectura del e-mail en el que se hace referencia a su pérdida.
===
No es habitual, como bien expresó hace unos días Julio G. Blanco, que existan en la red blogs dedicados a los recuerdos del Servicio Militar. Sin embargo, creo que a quienes formamos parte del equipo de trabajo nos mueven los mismos sentimientos; una época de nuestra juventud de la que difícilmente podremos olvidarnos.
Con todo, gracias por tu visita Juan. Para mí y para el resto del equipo será un verdadero honor tenerte en "nuestras filas" pues tus aportaciones pueden ser decisivas para darle al blog el impulso definitivo que todos deseamos.
SALUDOS DESDE ZARAGOZA

martes, 5 de junio de 2007

Postal antigua (II)

En esta postal fechada en el año 1.935 se aprecia una de las calles de Zarco del Valle con las aceras muy estrechas y sin árboles todavía. A la izquierda aparece un carro con un mulo y en el patio (al fondo) se ve a tropa formada. Excepcional hallazgo que nos ha deparado la suerte y la búsqueda por la Red.
(Foto: Daniel Alvarez)

lunes, 4 de junio de 2007

Los tiempos heróicos de la radio

Esta pequeña colección de estaciones de radio van desde la Marconi de 2w usada en los años 30 y 50, la Lorenz de 2 w, en 1.936, la famosa MK-II de 16 w que se empezó a utilizar en la II Guerra mundial y que se usó en la península y el Sahara hasta los años 70. La célebre SRC-508 denominada “la botonera” que se utilizó en carros de combate M-24 y vehículos ligeros por las tropas saharianas de La Legión y la Angri-9 utilizada en unidades tácticas a partir de los años 58/59 en el Sahara. La C-11 montada en camiones GMC 6x6 de Centro de Transmisiones. Los receptores radiogoniométricos, como el P100 Telefunken que usaba la compañía de Guerra Electrónica y, cómo no, el célebre B70 de enlace de microondas con capacidad para 4 canales y que estuvo en servicio hasta los años 80. Y el no menos famoso PRC-10 de mochila que producía interferencias en los televisores de los vecinos de El Pardo.
Estación radio Marconi de 2 w
Estación SRC-508 25 w "la botonera"
Dos cabos manejando un radiogoniómetro P100 Telefunken
Estación de radio AN/GRC9 Angri 9 12 W

Estación de radio GRC-19

Estación de radio C-11 para Centro de Transmisiones

Estacion de radio BLU (muy usada en el Sahara en los años 70)

Estación de radio (mochila) PRC 10
Equipo CBH (cable hertziano) B-70

Imágenes tomadas del Catálogo Museo PCMMT

En el Foro de Transmisiones hay un relato de cómo se hacían las maniobras de radio durante los años 60.

domingo, 3 de junio de 2007

Certamen de Escuadras de Gastadores en La Legión

Tags


Actuación de la escuadra de Gastadores de la VIII Bandera

¿Qué es un soldado?

Es el soldado, no el periodista quien nos ha dado la libertad de prensa.
Es el soldado, no el poeta, quien nos ha dado la libertad de recitar.
Es el soldado, no los organizadores de eventos, quien nos ha dado la libertad de expresarnos.
Es el soldado, no el abogado, quien nos ha dado el derecho a un juicio justo.
Es el soldado, quien saluda a la bandera, quien sirve bajo la bandera, y que su ataúd es cubierto por la bandera, quien permite que los manifestantes quemen la bandera.

Dennis E. O'Brien (The soldier)
---------------------------------------
Este poema fue publicado en el Blog hermano “Tiempos de Mili en Wad Ras 55” y hubo mucha polémica en los comentarios adjuntos de ese Blog.. Por otro lado, existe una frase famosa de un tal Spengler en la que sostenía que “la civilización, en el último momento, siempre ha sido salvada por un pelotón de soldados”. A ver si aquí os animás a opinar y decís qué pensáis del contenido de estos versos. Así que poned en marcha vuestras libres opiniones.

viernes, 1 de junio de 2007

Escudos de Transmisiones


Mando de Transmisiones

Academia de Ingenieros

Regimiento de Transmisiones Tácticas nº 21 (Retac 21)

Parche de pecho del Regimiento de Guerra Electrónica Táctica nº 31 (Rewt 31)


Parche de pecho del Regimiento de Transmisiones Tácticas nº 21 (Retac 21)
Parche de pecho de la USAC Zarco del Valle


Autores: los tres primeros escudos se deben al diseño del General de Brigada D. Emilio Fdez. Maldonado
Los parches de pecho son de la web http://www.coleccionesmilitares.com/emblemas/index.htm
Web de Antonio Prieto Barrio
----------
Diseño de los escudos del REWT 31, USAC Zarco del Valle:
D. José Morejón de Girón (Brigada de Ingenieros).
Diplomado en Heráldica y Licenciado en Bellas Artes

Tres fotos históricas de la Guerra Civil

Gasolinera de Puerta de Hierro en la bifurcación de la carretera de La Coruña (a la izquierda) y la carretera de El Pardo (a la derecha). Se nota la destrucción de un reciente bombardeo.
Central telefónica en una trinchera. Pinchando en la foto se puede apreciar un cartel que pone: "Regimiento de Transmisiones-14ª Compañía". A la izquierda se ven colgadas varias mantas de mili de las clásicas, con la franja blanca a lo ancho. (Lugar: Cerro de Garabitas, Casa de Campo, en Madrid).
Fotografía del frente de Guadarrama (22 de Julio de 1.936) por donde también estuvo el Regimiento de Transmisiones. Se aprecia la uniformidad de la época en los componentes de esta batería de artillería.
(Fotos tomadas de la web: http://www.sbhac.net/Memoria.htm
Memoria Republicana- Autor: Amadís)

Días de escaqueo

Del mismo modo que en una cárcel el preso tiene la “obligación” de procurarse lo antes posible de algún método para fugarse, un soldado de reemplazo durante la mili obligatoria usaba su imaginación, en este caso no para fugarse, pues se consideraría delito de deserción, sino para idear el sistema de pasar el tiempo lo mejor que pudiera. Los modos y las maneras de escaparse de los servicios eran infinitos.

El escaqueo ya comenzaba a primeras horas de la mañana cuando el cabo de cuartel organizaba y distribuía el trabajo de limpieza en la compañía. Algunos espabilados se escapaban de la misma, no por la puerta, pues se lo impediría el cuartelero, sino por las ventanas con balcón que había en los dormitorios. En el Regimiento de Transmisiones existían numerosos árboles a lo largo de sus calles. Las ramas gruesas de algunos de ellos llegaban a las primeras plantas y pasaban muy cerca de las ventanas, con lo cual era fácil encaramarse a las mismas e iniciar un cuidadoso descenso por el tronco principal hasta llegar al suelo de la acera. Si había suerte y no te pillaba ningún mando que pasara por allí porque entonces el escaqueo te podría salir muy caro.

Si no te podías librar de la limpieza, después de ésta, algunos cogían una manta, la doblaban bien plegada, le daban un “vale por una manta” al cuartelero quien clavaba el papel en un pincho que había colgado de la pared y salían de la compañía hacia las cocheras. Allí, procurando no ser vistos, se subían por la parte de atrás a la caja de cualquier camión aparcado, se metían dentro, bajaban la lona trasera, se tapaban con la manta y a dormir hasta el toque de fagina que era la hora de comer.

Otro lugar ideal para pasar desapercibido era el gimnasio. Se le pedía al soldado encargado la llave, el cual, siempre, como todo buen compañero hacía “la vista gorda”. Te metías dentro, cogías una colchoneta de las que se usaban para amortiguar la caída cuando se hacían saltos de “potro” y “plinto”, elegías un rinconcito y te enrollabas literalmente dentro de la colchoneta para dormir un buen rato.

El almacén de vestuario que se encontraba al lado de la armería, también era un sitio idóneo para escaparse, pero no era muy recomendable por el fuerte olor a naftalina que allí había y que se utilizaba para proteger la ropa contra el ataque de la polilla. Un habitante habitual de este almacén era un enorme gato que también dormía dentro. Se le dejaba siempre entreabierta una ventana del mismo para que pudiese salir y entrar cuando quisiera. En más de una ocasión en que el encargado se olvidó de hacerlo, el gato pegaba un salto desde afuera y de un cabezazo rompía el cristal de dicha ventana para introducirse en el almacén. Más de una vez hubo que reponer el cristal. Sin embargo el gato nunca resultó herido.

El jardín, otro lugar excelente para dormir detrás de algún arbusto. Pero quizás el refugio más complicado pues por las mañanas estaba prohibido entrar en él y muy vigilado por el centinela de la garita más cercana. El ansia del soldado por dormir era debida precisamente a la falta de sueño ocasionada por las innumerables guardias, retenes e imaginarias. En fín, se podría decir como final: “el soldado que no se haya escaqueado alguna vez, que tire la primera piedra”.

De las “Memorias de un ex cabo 1º de Transmisiones”.